No hay ni un corazón que valga la pena

Miguel Bose